Saltar al contenido

Cómo leer más rápido

Leer más rápido es ahorrar tiempo en las sesiones de estudio. La lectura es el paso 0 en cualquier estrategia académica.

Si consigues aumentar tu velocidad de lectura sin que ello afecte a la comprensión serás capaz de asimilar muchos más conceptos y descartar las partes menos interesantes de cada texto.

Vamos a analizar algunas técnicas que pueden ayudarte a conseguirlo.

La subvocalización ralentiza el proceso de lectura

¿Está tu voz interior reproduciendo lo que lees ahora mismo? ¿Sabías que este es uno de los mayores frenos para aumentar la velocidad de lectura? La subvocalización es el proceso de reproducir las palabras en tu cabeza mientras lees.

Confieso que para mí ha sido todo un descubrimiento. Yo pensaba que esto era lo normal. Parece ser que adquirimos esta costumbre cuando aprendemos a leer en la infancia.

En ese momento nos ayuda en el aprendizaje, pero en la edad adulta es una tarea extra que nos resta agilidad en la lectura. ¿La razón? Pues porque solo seremos que capaces de leer a la misma velocidad a la que hablamos.

Cómo eliminar la subvocalización para leer más rápido


Es bastante complicado eliminar esa vocecilla interior que reproduce las palabras mientras leemos. Lo que sí se puede hacer es intentar minimizar sus efectos. Existen varias técnicas:

  • Guiar a los ojos con la mano: Esto también lo hacíamos de pequeños, pero lo cierto es que funciona. Haz la prueba.
  • Distracción: Tienes que intentar distraer a tu voz interior para que no monopolice la lectura. Puedes hacerlo masticando un chicle, aunque si vas a leer durante horas tu mandíbula no te lo agradecerá. A mi me ha funcionado concentrarme en la respiración. A ver que te parece.
  • Escuchar música: Esta es otra técnica que funciona muy bien. Ya te imaginas que no todos los estilos musicales funcionan. Procura que sea una música tranquila. Si puede ser instrumental, sin voces, mucho mejor.

Ojo. la subvocalización también puede ser útil


Si estás leyendo un texto con una temática desconocida para ti, o quieres asimilar nuevas palabras o conceptos, la subvocalización, o incluso leer en alto, pueden ayudarte a memorizar, pero si se trata de un texto que conoces solo conseguirás ralentizar el proceso.

La técnica de la máquina de escribir para leer más rápido

¿Recuerdas como funciona una máquina de escribir? Se va desplazando de forma acompasada hacia la derecha hasta que llega al final y ¡clic! Salto de línea y vuelta a empezar.

Esta técnica se basa en impedir que los ojos salten de un lugar a otro, que dejen de girar sin control y que sigan una dirección continua y ordenada. De izquierda a derecha hasta el final y vuelta a empezar.

Esto puede mejorar bastante la velocidad de lectura, sobre todo si se combina con la técnica de la mano o el dedo guiando a los ojos.

Tapar la página del libro con un marcador para leer más rápido

Se trata de evitar distracciones. Esta técnica es más complicada cuando estudias en un ordenador portátil, pero con los libros de texto funciona muy bien.

Tienes que utilizar un marcador de página, una regla, un folio, cualquier cosa que te permita tapar el texto y solo visualizar la línea que quieres leer.

De esta forma te resultará más sencillo concentrarte. Tu cerebro dejará de hacer cálculos para ver cuánto te falta hasta llegar al final de la página, y tus ojos no se verán abrumados por la cantidad de letras que están por debajo del nivel de lectura.

Solo tienes que ir bajando el marcador a medida que acabas una línea para descubrir la siguiente. Puedes combinar esta técnica con la de la máquina de escribir.

Mírate el tráiler antes de ver la película

Si tienes que estudiar una lección y empiezas a utilizar las técnicas para leer más rápido sin saber de qué trata el texto, lo más probable es que sí leas más rápido, pero también que no te enteres de nada. Es decir, que pierdas más tiempo.

Antes de comenzar una sesión de lectura guarda unos minutos para leer los títulos, los subtítulos o epígrafes, los primeros párrafos, los pies de página, las menciones de las fotos (si el autor ha incluido alguna).

Se trata de que familiarices con la temática del texto. Este paso es clave para poder leer más rápido sin que ello afecte a la comprensión.

Espero que estos trucos puedan ayudarte a leer mejor y más rápido. A continuación te dejo otros artículos para inspirarte y mejorar tu rendimiento académico.

Configuración