Saltar al contenido

7 trucos para (intentar) aprobar un examen tipo test

El secreto para aprobar un examen tipo test es la práctica. Así aprobamos el examen de conducir. Haciendo test y más test, reconociendo patrones en los enunciados, en las respuestas, y en las preguntas «trampa»

Hoy vamos a centrarnos en el momento del examen . Hay algunos trucos que pueden ayudarte a tener éxito, o por lo menos inspirarte para que diseñes tu propia estrategia. Vamos con ellos…

1. Lee con mucha atención

Tómate tu tiempo para leer detenidamente cada pregunta y sus opciones de respuesta. Usa el bolígrafo para identificar y marcar los posibles enunciados trampa,

Asegúrate de captar palabras en la pregunta tales como «no», «siempre», «excepto», que podrían cambiar todo el sentido y confundirte a la hora de elegir la respuesta correcta.

Muchos y muchas estudiantes eligen la respuesta incorrecta simplemente porque se saltan una palabra, leen mal la pregunta u olvidan lo que realmente se está preguntando. Pon mucha atención en esto para no «regalar» ni una décima en la nota final.

2. Crea tu propia respuesta a cada pregunta

Una vez que entiendas lo que se está preguntando, piensa en cuál sería tu respuesta si no tuvieses que elegir entre tres o cuatro. Tapa las posibles soluciones con la mano si hace falta.

Utiliza tu lógica y esa respuesta ideal como criterio para valorar las opciones disponibles. Puede que al volver a destapar las opciones aparezca la solución que antes no podías ver.

3. Identifica patrones de respuestas incorrectas

Esta habilidad solo puede dártela la práctica. Cuantos más exámenes hayas practicado más sencillo te resultará identificar patrones.

No es nada fácil (desde la posición del creador o creadora del contenido de la prueba), escribir un buen examen de opción múltiple sin repetirse.

Esto hace que los autores o autoras a menudo caigan en patrones. A medida que vayas haciendo test, te empezarán a resultar familiares algunas construcciones gramaticales en las respuestas falsas.

Si aprendes a reconocer los patrones, te resultará será más sencillo descartar respuestas incorrectas.

4. Elimina respuestas en dos rondas

El proceso de eliminación es fundamental para el éxito en los exámenes tipo test. Si quieres aplicar este truco, durante la primera ronda deberás eliminar todas las que estén completamente equivocadas: esas respuestas que no tienen ningún sentido o que sabes con seguridad que son falsas.

Una vez terminada la primera ronda, habrás descartado por lo menos una, y en algunos casos, dos respuestas. Es cierto que todavía no has conseguido nada, pero tu cerebro trabajará con más lucidez cuantas menos opciones tenga que contemplar.

5. No te obsesiones con las preguntas complicadas

La vacilación excesiva entre dos opciones de respuesta suele ser una pérdida de tiempo. Si solo tienes dos opciones, tienes un 50% de posibilidades de elegir la respuesta correcta. Esto es una obviedad, pero también es una de las mayores ventajas de los exámenes tipo test.

Por supuesto, no es lo mismo un examen que no resta puntos por respuesta fallada que uno que si lo hace. Si no hay penalización por error, deja esa pregunta para el final y confía en tu intuición (no en la suerte).

Pero lo más importante es que no le dediques más tiempo del necesario. Céntrate en aquellas que creas que puedes acertar. Son las que te harán aprobar o conseguir una nota mucho mejor.

6. Administra tu tiempo antes de que comience el examen

 Fíjate en el número de preguntas que hay en el test y divide tu tiempo en segmentos. Organízate: Si tienes 2 horas, por ejemplo, para responder a 20 preguntas, tendrás 30 minutos para cada bloque de 5, restando el tiempo de la primera lectura atenta y el del repaso final.

Cuando se cumpla cada media hora verifica cuántas preguntas ha completado. Si vas con retraso, empieza a esforzarte para tomar decisiones más rápidas.

7. Confía en tus decisiones

No dudes de tus decisiones. Muchas personas pierden puntos por cambiar a última hora una respuesta que durante todo el examen les parecía correcta. La autosugestión es tu peor enemiga en un examen tipo test.

Olvídate de pensamientos como: » No puede ser que sea la «A» la respuesta correcta tres veces seguidas», o «he acabado muy rápido, seguro que me he equivocado».

Recuerda, cuando se trata de exámenes tipo test, el secreto está en practicar, si son 100 veces mejor que 50. ¡Ánimo!

Configuración