Saltar al contenido

Cómo estudiar online

La formación online ya forma parte de nuestro día a día. Las posibilidades son infinitas: cursos online en video, formación profesional, estudios universitarios a distancia…

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en la educación presencial, no tenemos una persona al lado que monitorice nuestro aprendizaje o nos marque una ruta a seguir. necesitamos aprender cómo estudiar online.

La libertad que otorga la formación a distancia puede ser un arma de doble filo si no actuamos con responsabilidad.

Una de las carencias de la educación es la falta de asignaturas específicas que nos enseñen a estudiar. Muchas personas no han aprendido «a aprender».

Cuando se enfrentan a una formación online se pueden encontrar un poco perdidas, sin saber muy bien por dónde empezar o cómo organizarse.

Hoy vamos a analizar algunos hábitos, costumbres y técnicas de estudio que deben formar parte de tu día a día para que puedas sacarle el mayor partido a tu formación a distancia.

1. Establece metas diarias para tus sesiones de estudio

Establece uno o varios objetivos para tus sesiones de estudio. Anótalos en un papel o crea una hoja de Excel o un documento de Word.

No seas demasiado exigente. Es mejor empezar sin muchas pretensiones e ir sumando tareas a medida que ves que puedes cumplir con los objetivos.

Establecer una meta clara para cada día puede ayudarte a mantener la motivación, ya que la satisfacción por el objetivo cumplido es inmediata. El objetivo debe ser específico y fácil de medir.

  • «Veré la primera clase del curso» 💻
  • «Haré una primera lectura de la lección» 👀
  • «Haré una segunda lectura identificando las ideas principales» ✍️
  • Objetivo diario conseguido ✔️

2: Crea tu propio «centro» de estudio

Somos animales de costumbres y de rutinas. Sabemos que tenemos que levantarnos a una hora determinada para llegar a la universidad, para entrar a trabajar o para llevar a los peques al cole.

Para estas tareas no tenemos que pensar demasiado, las tenemos integradas en nuestro «sistema operativo».

Asimilamos horarios e identificamos lugares con acciones. Y esto es fundamental en las formaciones a distancia.

Debes tener en cuenta que nadie va a llamarte para que entres en una clase ni para que dejes de navegar por las redes sociales.

Debes crear tu pequeño «templo del estudio», asignarle unos horarios y respetarlos con rigor. Trata de estudiar siempre en el mismo lugar y coloca allí todo el material que necesites.

Es importante que, en la medida de lo posible, ese lugar esté separado de otras zonas que identificas con el descanso o con el ocio, como el sofá o la televisión.

Una vez que hayas creado tu centro de estudios acude a él como si llegases desde la calle, prepara tus cosas, concéntrate solamente en las tareas que te hayas marcado para ese día y cumple con los horarios.

Tener un pequeño centro de estudio te ayudará a organizarte y mejorar tu rendimiento académico.

3: Crea tu calendario completo de estudio

Esto es básico para el estudio a distancia. Puedes utilizar el calendario de Google en el móvil, alguna App para tu ordenador portátil, una libreta, un folio… lo que quieras, pero debes tener un calendario de estudios.

Lo que vas a conseguir con este calendario es vaciar tu mente de incertidumbres y dudas. Necesitas toda la capacidad de tu «disco duro» para asimilar y retener los contenidos de las asignaturas.

Refleja en tu calendario cuándo tienes el examen de cada asignatura y cuál es su estructura. Investiga en internet, visita o los foros o únete a grupos en chats o redes sociales.

Esta debe ser la base sobre la que generes tu estrategia. Si sabes el tiempo que dura el examen y su estructura podrás adaptar tus estudios a esos parámetros y no perderás el tiempo trabajando más de lo necesario.

Una estructura básica de calendario podría ser algo parecido a esto:

  • Título de la asignatura
  • Fecha del examen (o semana aproximada), duración de la prueba y estructura (Tipo test, 4 preguntas de desarrollo y un comentario de texto, 10 problemas a resolver…)
  • Nivel 1: meses/unidades a completar en cada periodo
  • Segundo nivel: calendario semanal: asignaturas/ horarios
  • Nivel 3: calendario diario: Tareas a completar en cada asignatura

La capacidad de organizarse de manera autónoma es uno de los secretos del éxito en el estudio a distancia.

Si no tienes un calendario te encontrarás perdido o perdida, dedicarás muchas horas a una asignatura y muy pocas a otra. Cuando los contenidos empiecen a acumularse subirán tus niveles de estrés y puede que acabes por colapsar y abandonarlo todo.

A mi me funciona muy bien lo de la pizarra magnética, al estilo de las pelis de investigación que van atando cabos añadiendo fotos y recortes de periódico.

Permite tener una visión global de toda la formación, te deja espacio para todos los niveles del calendario y puedes hacer anotaciones y recordatorios de datos importantes.



4. Bendito botón de pausa en la reproducción

Hacer anotaciones puede promover el pensamiento activo, mejorar la comprensión y extender tu capacidad de atención.

Cuando estudias de manera presencial, en muchas ocasiones no tienes tiempo para hacer anotaciones o coger apuntes por la velocidad de la explicación del tutor o la tutora.

Sin embargo, al estudiar online, tendrás acceso a clases grabadas. Toma conciencia de que puedes reproducir el video las veces que te haga falta. Utiliza el botón de pausa cuando lo necesites, nadie te apura.

Toma apuntes, busca información complementaria en internet, estudia a tu ritmo y asimila los conceptos sin estrés ni ansiedad. Puedes utilizar un cuaderno, el bloc de notas del ordenador o una aplicación digital para el móvil que te ayude a sintetizar los puntos clave.

5. Participa en los foros, pregunta tus dudas y ayuda a tus compañeros/as.

Los foros de discusión del curso son un excelente recurso para hacer preguntas sobre asignaturas, debatir temas, compartir recursos y hacer amistades con tus mismos intereses.

Vas a poder encontrar personas afines con las que podrás crear grupos de trabajo para hacer resúmenes de los temas y compartirlos, o para encontrar apoyo psicológico en esos momentos en los que parece que nunca vas a poder aprobar y que estás perdiendo el tiempo con tus estudios.

Según un estudio realizado por la plataforma de cursos online «Coursera», los y las estudiantes que participan en los foros de discusión tienen un 37% más de probabilidades de completar con éxito un curso.

Al interactuar en un foro te pondrás en la posición del alumno y del tutor a la vez. Aprenderás de tus compañeras/os y enseñarás lo que tú has aprendido. Explicar los conceptos estudiados a otras personas es una de las mejores prácticas para afianzar los conocimientos.

No te olvides de preguntar a los tutores y tutoras todas tus dudas. No te quedes con ninguna incertidumbre. Seguro que puedes comunicarte por chats, foros específicos o por correo electrónico.

6. Haz una sola cosa a la vez, concéntrate

La multitarea es menos productiva que concentrarse en una sola tarea a la vez.

Investigadores de la Universidad de Stanford llegaron a la conclusión de que:

«las personas que son bombardeadas regularmente con varios flujos de información electrónica no pueden prestar atención, recordar información o cumplir con los horarios asignados para cada tarea».

Concéntrate en un solo objetivo de cada vez. Absorberás más información y completarás las tareas con mayor productividad y facilidad que cuando estás tratando de hacer muchas cosas a la vez.

Empieza una tarea, deja las redes sociales a un lado, o el lavavajillas y la lavadora. Concéntrate durante 50 o 55 minutos como si estuvieses en una clase presencial.

Al finalizar puedes (y debes) levantarte, caminar, y darte unos minutos para desconectar. Pero cuando vuelvas al trabajo cumple con rigor con el horario. Asimila este ciclo y tu rendimiento será mucho mayor.



Cookies