Saltar al contenido

Ordenador todo en uno

Los ordenadores all in one (todo en uno) son una alternativa perfecta a los ordenadores de sobremesa y los ordenadores portátiles.

Se trata de un equipo que integra todo el hardware en el monitor, ahorrando espacio y permitiéndonos trabajar o estudiar en una pantalla mucho más grande que la del portátil. ¿Quieres ver algunos ejemplos?



Los primeros ordenadores de escritorio nacieron en los años 60. Desde entonces, los fabricantes han tratado de mejorarlos para adaptarlos a las necesidades de los usuarios.

Los ordenadores todo en uno son uno de los resultados de estas innovaciones. Ya no necesitamos una torre pesada molestando, podemos tenerlo todo en la pantalla.

¿Qué es un ordenador all in one?

El concepto “All in One” (AIO) se utiliza para referirse a aquellos ordenadores que tienen el procesador, la memoria RAM, la tarjeta gráfica y el disco duro incorporados en la pantalla.

Además de poder trabajar y estudiar en una pantalla mucho más grande que la de los portátiles, los ordenadores todo en uno son perfectos para ahorrar espacio, ya que no necesitan las torres que utilizan los ordenadores de sobremesa.

Ordenador todo en uno barato

¿Quién ha dicho que los ordenadores all-in one son caros? Muchos de los modelos de ordenador todo en uno disponibles en el mercado son más baratos que los ordenadores portátiles. ¿Quieres ver algunos ejemplos?



Ventajas de los ordenadores todo en uno para estudiantes

  • Ahorro de espacio: Tu mesa de estudio tendrá mucho más espacio si no tienes que estar peleándote con todos los cables que salen del ordenador de sobremesa al monitor y a los periféricos.
  • Tamaño de la pantalla: Las pantallas de los «all-in one» son mucho más grandes que las de los ordenadores portátiles, lo que te permitirá acceder a la información con claridad y nitidez sin dañarte la vista.
  • Precio: Por el mismo precio que un laptop (y en muchas ocasiones por menos) tienes todas las prestaciones que necesitas realizar tus tareas y navegar por internet.
  • El ordenador todo en uno es ideal como primer equipo informático de la casa, ya que debido a su facilidad de uso puede servir tanto para trabajar como para estudiar, ver películas y series o instalar las consolas de los más pequeños.

Por qué elegir un ordenador todo en uno

Las razones para elegir ordenadores todo en uno antes que los ordenadores portátiles se pueden resumir en las siguientes:

  • Obviamente el tamaño de la pantalla, y es que una vez trabajas 8 o 10 horas frente a un monitor de 22, 24 o 27 pulgadas ya no vas a querer volver a la diminuta pantalla de un portátil. Cuando trabajas con un all in one y después abres un portátil te parece que estas viendo una tablet con iconos gigantes.
  • Se adopta una mejor postura en el ordenador todo en uno. No tienes que bajar la vista para ver la pantalla. Esto es especialmente importante para las personas que sufren dolores de espalda o tensiones en el cuello.
  • Requiere de un menor mantenimiento y es más seguro ante los accidentes, ya que los componentes están detrás de la pantalla y no son de fácil acceso, mientras que en un portátil esos componentes están debajo del teclado haciendo el equipo más delicado y propenso a sufrir algún percance como la clásica caída de la taza de café.
  • La ventilación del equipo suele ser mejor que la de un portátil ya que existe una mayor superficie de contacto con el aire. Además, le resulta más sencillo extraer el aire caliente por la parte superior. El ventilador tampoco está en contacto con el polvo de la superficie, por lo que se reducen los problemas de sobrecalentamiento y la falta de limpieza tan comunes en los portátiles.

Cómo elegir el mejor ordenador todo en uno para estudiantes

A la hora de comprar un ordenador all in one para estudiar debemos tener en cuenta algunos aspectos básicos:

  • Tamaño de la pantalla
  • Procesador
  • Memoria RAM
  • Capacidad de almacenamiento
  • Complementos

Si te decides por un ordenador todo en uno, mi recomendación es que la pantalla sea lo más grande posible. En cuanto a la memoria RAM, con 4 u 8 GB puede ser suficiente, pero yo te recomendaría curarte en salud y escoger uno de 16GB para que todo fluya con rapidez y puedas tener varias ventanas abiertas sin que se resienta el rendimiento.

Un procesador i-5 te puede valer si no te dedicas al gaming, y en cuanto al almacenaje, lo ideal es que apuestes por una unidad SSD de al menos 256 GB. Ya sabes que cuanto más capacidad mejor, pero has de encontrar el equilibrio entre prestaciones e inversión.



Cookies